Continúa la alerta máxima en California, asediada por los peores incendios de su historia