Una madre evita que secuestren a su hija en plena calle en Londres