La justicia concede el derecho a morir a Vincent Lambert, tras una larga batalla legal