Kurtin S, el terrorista abatido en Viena, fichado por la inteligencia austriaca