Li Wenliang, el médico que alertó del coronavirus y lo obligaron a retractarse, ha muerto en solo dos meses