Los sanitarios chinos, los héroes que se juegan la vida para salvar a sus pacientes del coronavirus