500 kilómetros a sus espaldas y un país pendiente de ellos: la manada de elefantes china sigue su periplo