Las principales capitales del mundo se llenan de multitudinarias marchas en defensa del planeta