Más de 20 muertos y 250.000 desalojados por el voraz incendio de California