Con 25 muertos, el incendio de California ya es el tercero más mortífero de su historia