La estructura de Notre Dame no corre peligro pero se desconoce cuándo comenzará la reconstrucción