El niño que perpetró un tiroteo mortal en México pudo actuar bajo la influencia de un videojuego violento