Miles de personas se manifiestan en distintas ciudades de Francia para condenar el racismo