Manifestantes desafían los toques de queda y vuelven a protestar en Los Ángeles, Nueva York o Washington