Miles de personas toman las calles de numerosas ciudades estadounidenses de manera pacífica