Los niños indígenas en Colombia buscan sobrevivir entre moscas, desperdicios y basura en descomposición