El presidente de Kazajistán ordena disparar a matar: el conflicto por la subida del gas acaba en baño de sangre