Lula da Silva considera que Brasil está gobernado por un "puñado de locos"