Así roban un Bansky de una exposición en Toronto