El polémico verano del ministro italiano Salvini rodeado de gogós y mojitos