Un desfile navideño recorre las calles de Damasco para tratar de olvidar los morteros