Los vecinos del bloque incendiado de Londres anticiparon la tragedia