Las víctimas de abusos sexuales en Dublín protestan ante la visita del Papa