El divertido videoclip con el que los vecinos de Husavik, en Islandia, quieren atraer el Óscar a Mejor Canción