Un policía de Chicago mata de un disparo a un menor de 13 años con las manos en alto