La rueda del coche de Reyes pudo reventar a más de 230 kilómetros por hora