Arran pinta de amarillo la casa del juez Llarena