La Casa Real expresa su "respeto absoluto" a la independencia judicial tras la sentencia de Nóos