Màxim Huerta, ministro de Cultura, promete su cargo ante el Rey