Maíllo: "Todas las cartas están encima de la mesa, ya no hay excusa"