Ripoll, un año después de los atentados, trata de desvincularse del horror