Sáenz de Santamaría propugna "un partido abierto" con su abanico con la bandera de España