Mas confiesa que él defendió elecciones pero que no se pararon las máquinas