Baleares alerta de su saturación hospitalaria: se plantean trasladar a pacientes a la península en los próximos días