Barcelona se blinda ante la llegada de la familia real: los CDR pretenden no dejarles dormir