Test de antígenos y medidores de CO2: el sector de las bodas se reinventa tras perder el 80% de su facturación