La preocupante situación de las residencias de ancianos: los brotes en ellas han aumentado un 45%