La calle más loca de Barcelona: un atasco continuo mientras las motos van por las aceras