Carme Forcadell se sitúa lejos de cualquier estrategia independentista