Los CDR colocan una guillotina de cartón con una cabeza de cerdo y una foto del rey