Una de las coladas del volcán de La Palma amenaza con cortar una carretera fundamental para los servicios de emergencia