El puente dispara las visitas a La Palma y ahora algunos turistas no pueden volar de vuelta por la ceniza en suspensión