El delta de lava en La Palma tendrá un límite y no podrá avanzar más: el nuevo terreno será del Estado