Un día de llanto y miedo en La Palma: la lengua de fuego no tiene piedad