Díaz Ayuso se queda tan tranquila en afirmar que por la contaminación “nadie ha muerto”