La digestión de las elecciones andaluzas se presenta complicada en clave nacional