El análisis: Cataluña vota en Andalucía y hunde a una izquierda que se queda en casa