La aritmética electoral hace complicado aventurar las mayorías en las elecciones generales del 10N