Dos empresas llevan con drones agua y comida a los galgos cercados por la lava del volcán de La Palma