El nacionalismo vuelve a imponerse en Cataluña y el País Vasco